Friday, February 25, 2011

VOCES DEL SIGLO XXI

Fernando Valerio Holguín
(La Vega, República Dominicana, 1956)




La magie noire, René Magritte



Hay mujeres que se contaminan de mar o cielo
con sólo posar en un balcón marino y entonces
se van tiñendo de azul y tristeza.

Hay mujeres que poseen esa belleza estatuaria
sin tener que fingir
y uno no sabe entonces qué hacer
si amarlas —aun al riesgo del contagio—
o perderlas para siempre en su ensueño azul
como si todo el deseo se empozara
en su pubis negro y mágico.

De Poemas al óleo (2010)






Autorretrato con alces en Pingree Park


me sorprende verme a mí mismo en este paisaje de cumbres al pastel y difuminados pinos y alces que pastan el rocío en la brizna

suspendido entre la bruma y los desfiladeros rocosos de este paisaje nórdico, siento vértigo, siento frío y me asfixio lentamente entre el alto cielo y las cumbres nevadas

un alce levanta sus ojos y me mira como si fuera yo del Holoceno y entonces me exige que hable, y trato de descolgarme por una escalera de niebla entre los abetos para decirle que no puedo, que mi voz se quedó, hace ya mucho tiempo, madurando entre los nísperos, allá en las islas de fuego

y otro alce pasa corriendo y me pide que guíe en tropel por los trillos la manada, -y no puedo- no quiero ser sino líder de la flor y el rocío, líder del pasto y la lluvia, del crepúsculo malva, líder del viento y su queja entre los árboles, líder de nadie, ni aun de mí mismo

y otro alce de ramas secas en la frente me suplica que sea entusiasta y dinámico y me atreva a seguirlo por los blancos picachos, y apenas si puedo respirar este aire tan fino que parece transparente y me quedo flotando en la niebla, sobre los pinos más callados, con la memoria vegetal quebrada y sin entusiasmo para otra cosa que no sean las tardes frente al mar, las mañanas del sábado, las mágicas palabras, las sonrisas de quienes quiero y me conocen

y una manada de alces pasa y me muge con sus caras de burro pleistocénico y me suplican, me piden, me exigen, que hable, que corra, que me descuelgue de la neblina triste y no puedo -ni quiero-, me rehúso a perderme en el mugido y la manada

De Autorretratos (2002)







Escepticismo”


3

........ y en la Ciudad pirrónica me senté a contemplar la tarde indolente: pasó un pájaro, rauda flecha en el cielo, y también pasó Anaxarco, mi Maestro, sin detenerse a verme, agonizaron las hojas de un otoño temprano, en la memoria desleí los versos que hablaban de mi infancia, y fui feliz en la sucesión sosegada de las noches y los días

........ y no entendí la esencia del puente ni la piedra, o la infinita arena en la playa, ni el porqué de la rosa y su osadía, o el proceloso mar en mi memoria, ni las inusitadas formas de la dicha, y es que las cosas -no afirmo ni niego- parecen alejarse de sí mismas cuando no estoy o no comprendo

........ toda carne enmudeció
........ y no escribí ningún libro


De Las Eras del Viento (2006)




Poema a la Bella Pagana comiendo frutas


Y me alegra tanto que caiga la tarde y que bajo esta luz mortecina la Bella Pagana recueste su cabeza en mi pecho con ese aire de fingida felicidad y cierre los ojos y me diga “Te quiero”, aunque sólo sea un espejismo

Me alegra que su cuerpo flexible se desperece como una pantera mínima después de la siesta y se levante y tome de la cesta una mandarina, que como un cofre de bronce, va pelando y desgajando con sus finos dedos; y se lleva un gajo a la boca y lo muerde; y corre el jugo por la comisura de sus labios y me le acerco y me bebo el jugo de sus labios que saben a mandarina

Me alegra que la Bella Pagana tome de la cesta un cajuilito solimán del color de sus pezones y muerda el cajuil, y acaricio con mi lengua sus pezones que saben a cajuil, a esa carne frutal que devoro con mi boca, y entonces voy recorriendo con mi lengua su cuerpo, hasta llegar al suave níspero de su sexo que se abre como una herida muy dulce

Y había que ver el placer en su boca —o la mía— devorando las frutas suculentas; había que ver el placer de mi boca —o la suya— devorando la carne rezumante, y padeciendo en la maravillosa confusión de aromas y sabores el frutal placer de nuestra felicidad

Si algún día pudiera deshacer el malentendido de nuestro amor —porque el amor no es más que un malentendido— me comería todas las frutas del Paraíso con tal de salvarme en su cuerpo

¡Oh la Frutal Pagana!

Y entonces ya salvado —porque el amor es también una salvación—, la besaría incesante con besos que saben a nísperos, la acariciaría una y otra vez con mis dedos perfumados de mandarina, lamería perennemente con mi lengua el vello suave de su pubis de albaricoque

Esta historia es también un Paraíso y la sospecha de una dulce agonía de felicidad

De Rituales de la Bella Pagana (2008)





Nota suicida I


Que a nadie se culpe de mi tristeza
Si ando solo por ahí
Entregado a la melancolía
Atravesando sueños
Con ojos muy abiertos
En medio de la estepa baldía.

Que a nadie se culpe de mi tristeza
Si así nací de triste en el hospital de pobres
La Humanitaria
De una madre también triste y un padre ausente
en La Vega
un remoto pueblo que ya no existe.

Que a nadie se culpe de mi tristeza
Si con ella he vivido por más de cincuenta años
Sin la necesidad de anti-tristesivos ni padre ni nada.
Si he vivido
Salvándome yo solo
por las calles y los bares
de cualquier ciudad
o en los brazos de cualquier mujer
inventándome otras vidas posibles.

De Retratos (Inédito) (2011)



Canto a la Vida


He cantado tanto a la Muerte,
cimbreada en mi prosa
con fragancia de azucena
y alardes
de amante desdeñosa, necesaria.

He cantado tanto a la Muerte,
en mis versos llenos de buitres
y flores amargas
y ruidos sordos como de río desbordado
de catástrofes, bostezos y lagartos grises.

Que hoy sólo quiero cantarle a la Vida
que tanto amo
—aunque bien lo disimule—.

Quiero cantar la alegría del vino en la mesa
los amigos
una tarde cualquiera en verano.
La mirada de Adela sonriendo
desde el extremo de la mesa
¡Que ángel de amor
y osadías!
—Un gato ronronea entre las piernas
de los comensales—.

Quiero cantar la esperanza
aun de la piedra cansada
en el camino.
Y cambiar las lágrimas por el presentimiento
de una dicha inminente.
Hoy sólo deseo sentirme
simplemente feliz
y salir a comprar tinta verde
y escribir en papel cebolla.

Quedan desde hoy proscritos
en la prosa y el verso
los finales tristes
el desconsuelo.
Quedan proscritos también
los días jueves, Vallejo, su tristeza,
como cosida detrás de los párpados.
Quedan proscritos
el recuerdo vano
las madrugadas del sábado
la soledad de mis cincuenta años.

Hoy sólo quiero
pura y simplemente
cantar a la vida
y beberme el sol
que se cuela entre las ramas de los árboles
una tarde cualquiera de junio.


De Retratos (Inédito) (2011)


Insomnio


Yo me paseo por este insomnio azul lleno de ojos
con una enorme herida luminosa
en medio de la estepa baldía.

Yo deambulo por estas páginas llenas de miedo
y frío,
atiborrado de sedantes y anti-tristesivos,
con la garganta calcinada,
soñando despierto con libros que no existen.

Yo recorro estas calles como un animal nocturno,
volviendo el rostro hacia cualquier lado,
ensombrecido como una luna menguante,
buscando tus palabras en otras palabras.

Yo ando por ahí con las manos vacías
y el corazón lleno de ojos,
caminando bajo la sonrisa del transeúnte
que no entiende mi dolor.

Yo deambulo por estos pasillos ajedrezados
de manicomio,
mientras tú, distraída, en las mismas
calles de otra ciudad,
haces tus cosas en silencio
pensando en mí.

Yo regreso incesante a la vida con mi cadáver
de anoche,
envejecido y gris,
y, entonces, tardo tanto en morir,
que no me basta todo el insomnio
para olvidarte y así volver a amarte.

De Retratos (Inédito) (2011)





De casas y fantasmas


Hay quienes construyen casas
en medio de la vasta pradera de sol y silencio
para que no los sorprenda la noche
de sombras y olvidos y cansancios grises.

Hay quienes construyen enormes casas
con ventanas
que dan a una ciudad de corazones verdes;
y después beben tisanas amargas para que la tristura no los atrape desprevenidos
de perfil contra una baranda crepuscular.

Hay quienes construyen casas monumentales
como si fueran a vivir mil años,
en la hora indecisa, indefinida de los atardeceres,
sin ni siquiera detenerse a reordenar la memoria
del día en sílabas elementales.
Y entonces se pasean por la sala y la cocina
y van del baño hasta el balcón
en felpudas pantuflas y batas floridas
y riegan las plantas
sin reparar que hoy tampoco acudió nadie
a la puerta
y que la ventana es un mero decorado de soledad.


Hay quienes construyen casas que parecen museos,
y las pintan de verde limón
para que no se les llenen de fantasmas y voces
y no les ensucien con sus zapatos la alfombra.
Y entonces tararean una canción
mientras cocinan o lavan los platos,
como ajenos a su propia desgracia.

Hay quienes construyen casas demasiado grandes
y después las habitan
como si fueran fantasmas de su propia existencia,
sin importarles el verde limón de las paredes,
o el intruso que cocina o lava los platos
mientras tararea una canción.

De Retratos (Inédito) (2011)



©Fernando Valerio Holguín
















VALERIO-HOLGUÍN, Fernando
(La Vega, 11/09/1956). Poeta, cuentista, novelista y ensayista. Realizó sus estudios de Licenciatura en Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Becario Fulbright, obtuvo un Doctorado en Letras Hispánicas en Tulane University en 1994. Ha sido profesor de literatura latinoamericana y de teoría literaria en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC); actualmente, es Profesor Titular de literatura y cultura afro-caribeñas en Colorado State University. Ha recibido varias becas para investigación entre las que se encuentran: Fulbright Scholarship para estudios avanzados en literatura latinoamericana (1985), British Academy para actividades culturales internacionales (en colaboración con la Dra. Vanessa Knights) (2004-2006), U. S. Department of Education International Development Studies Undergraduate Enhancement Project (2000-2002), Culpeper Teaching with Technology (1998), y Mellon Summer Seminar Teaching for Language Instruction for the 21st Century (1997). Ha organizado paneles y hecho presentaciones en congresos en los Estados Unidos, Latinoamérica y Europa. También ha sido invitado por varias universidades a dictar conferencias sobre literatura dominicana y caribeña. En 1997, co-organizó el congreso internacional "La República Dominicana en el umbral del siglo XXI", celebrado en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. En 1999 fue invitado por el Julian Samora Research Institute y Michigan State University a dictar una conferencia magistral con motivo del Día de la Independencia Dominicana. En 2002 fue invitado por el Smithsonian Institution para presentar la ponencia “La Novela-bolero en la Era de la Reproducción Mecánica” en el coloquio Boleros: La canción romántica de las Américas. En 2007, fue invitado por Oxford University a presentar una ponencia sobre inmigración y cultura en Oxford Round Table. En 2010, fue invitado por la Universidad de Amberes, Bélgica, a dictar un curso de Maestría sobre literatura dominicana. Ha publicado poemas y cuentos en revistas, periódicos y antologías en la República Dominicana y en el extranjero. Sus ensayos de crítica literaria y cultural han aparecido en libros de recopilaciones como The Returning Gaze: Primitivism and Identity in Latin America; Cine-Lit III: Essays on Hispanic Film and Fiction, y en revistas especializadas tales como Explicación de textos Literarios, Revista de Estudios Hispánicos, Chasqui: Revista de Literatura Latinoamericana, Romance Quarterly, Revista Hispánica Moderna, Romance Notes y Confluencia, entre otras. Publicó varias reseñas sobre escritores dominicanos en el Dictionary of Twentieth Century Culture. Hispanic Culture of Mexico, Central America, and the Caribbean en 1996. Ese mismo año, fue comisionado para escribir setenta entradas sobre cultura dominicana para la Encyclopedia of Contemporary Latin American and Caribbean Culture publicada por Routledge en Nueva York y Londres.




BIBLIOGRAFIA ACTIVA

POESIA. Autorretratos. Saint Albans, West Virginia, USA: Ediciones El Salvaje Refinado, 2002. Las Eras del Viento. Scott Depot, West Virginia, USA Obsidiana Press, 2006. Rituales de la Bella Pagana. Santo Domingo, República Dominicana: Editora Búho, 2008. Poemas al óleo, Fort Collins, USA: Edición artesanal, 2010.

NOVELA. Memorias del último cielo. San Juan, Puerto Rico: Editorial Isla Negra, 2002. Los huéspedes del paraíso. Santo Domingo, República Dominicana: Editora Universitaria, Universidad Autónoma de Santo Domingo, 2008.

CUENTO. Viajantes Insomnes. Santo Domingo, República Dominicana: Editorial ¡Hola!, 1982. Café Insomnia. Santo Domingo, República Dominicana: Ediciones librería La Trinitaria, 2003. El Palacio de Eros. Tegucigalpa, Honduras: Ixbalam Editores, 2004. Elogio de las salamandras. Santo Domingo, República Dominicana: Editora Búho, 2010.

ENSAYO. Poética de la Frialdad: La Narrativa de Virgilio Piñera. Lanham, MD, New York, London: University Press of America, 1997. The Caribbean(s) Redefined. Special Issue of Latin American Issues. [Con Jaume Martí-Olivella y Giles Wayland-Smith]. Meadville, Pennsylvania: Allegheny College, 1997. (De)Constructing the Mexican-American Border. Special Issue of Latin American Issues. [Con Jaume Martí-Olivella y Giles Wayland-Smith]. Meadville, Pennsylvania: Allegheny College, 1998. La República Dominicana en el umbral del Siglo XXI. Cultura, política y cambio social. [Con Ramonina Brea y Rosario Espinal]. Santo Domingo, República Dominicana: Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, 1999. Arqueología de las sombras: La narrativa de Marcio Veloz Maggiolo. Santo Domingo, República Dominicana: Editora Amigo del Hogar, 2000. Presencia de Trujillo en la narrativa contemporánea. Santo Domingo, República Dominicana: Editora Universitaria, Universidad Autónoma de Santo Domingo, 2006. Banalidad posmoderna: ensayos sobre identidad cultural latinoamericana. Santo Domingo, República Dominicana: Editora Universitaria, Universidad Autónoma de Santo Domingo, 2006. El bolero literario en Latinoamérica. [Con Vanesa Knights] San Juan, Puerto Rico: Isla Negra Editores, 2008.


BIBLIOGRAFIA PASIVA

Alcántara Almánzar, José. "Los viajantes insomnes de Fernando Valerio Holguín" en Revista Ahora. 9 de mayo de 1983: 36-39. | Aguilar Castro, Jaditza. “El otro sueño”. Confluencia: Revista Hispánica de Cultura y Literatura 24:2 (2009): 8-20. | Álvarez, Soledad. “Arqueología de las sombras o arqueología de una ruptura”. El Siglo [Cultura], Sábado 11 Noviembre, 2000: 7E. | Barradas, Efraín. "Notas sobre un nuevo narrador dominicano: Fernando Valerio Holguín". Hoy [Isla Abierta] 3 de septiembre de 1983: 21. | Belliard, Basilio. "Autorretratos". Xinesquema 2. "Libros". (Octubre, 2002): 174-175. | Cabrera, Carlos Enrique. “Banalidad posmoderna: la obra nada banal de un ensayista claro y con coraje”. Caudal: Revista Trimestral de Letras, Artes y Pensamiento 20 (2006): 54-57. |Castro, Amanda.”Prólogo”. El Palacio de Eros. Tegucigalpa, Honduras: Ixbalam Editores, 2004. 9-19. | Collado, Lipe. "Viajantes insomnes". La Noticia [Del Diario vivir] 18 de julio, 1983: 6. | Collado, Miguel. “Fernando Valerio-Holguín”, en Apuntes bibliográficos sobre la literatura dominicana. Santo Domingo: Biblioteca nacional, 1983: 66, 73-75, 82, 85, 89, 97. | Comarazamy, Francisco. "Viajantes insomnes". Listín Diario. 1983. | Comarazamy, Francisco. "Autorretratos". Libros Dominicanos. “La Vida”. Listin Diario, 8 de octubre de 2002. | Comarazamy, Francisco. “Fernando Valerio-Holguín”, en Comentarios sobre libros dominicanos. San Pedro de Macorís: Universidad Central del Este, 1985. | Gerón, Cándido. “Fernando Valerio-Holguín”, en Diccionario de autores dominicanos 1492-2000. 3era. ed. Santo Domingo: Editora de Colores, 2001. | Medina, Regil. "Viajantes insomnes". La Noticia [Libros Diagnosticados] 25 de noviembre de 1983. | Molina Morillo, Rafael. “Fernando Valerio-Holguín”, en Personalidades dominicanas 1988-1993. Santo Domingo: Molina Morillo & Asociados, 1993: 613. | Rodríguez, Néstor E. “Café Insomnia de Fernando Valerio-Holguín. Caribe 7.1 (2004): 138-139. | Santa Cruz, Eduardo. "Poética de la Frialdad: La narrativa de Virgilio Piñera". Confluencia 18:1 (2002): 96- 99. | Valdez, Pedro Antonio. “Memorias del último cielo”. Xinesquema 2 (2002): 197-200. Veloz Maggiolo, Marcio. "Virgilio Piñera: una cita con el frío". Listín Diario [Barril sin Fondo] 31 de agosto de 1997: 8. | Veloz Maggiolo, Marcio. “Fernando Valerio o el insomnio como instrumento del sueño I”. Listín Diario [Ventana]. Domingo 20 julio, 2003. Veloz Maggiolo, Marcio. “Fernando Valerio o el insomnio como instrumento del sueño II”. Listín Diario[Ventana] . Domingo 27 julio, 2003. Veloz Maggiolo, Marcio. “Fernando Valerio o el insomnio como instrumento del sueño III”. Listín Diario [Ventana]. Domingo 3 agosto, 2003.


Nota del autor del blog: Los trabajos visuales que ilustran esta antología personal del poeta dominicano, Fernando Valerio Holguín son del famoso pintor surrealista francés, René Magritte.

Labels:

Sunday, February 20, 2011


VOCES DEL SIGLO XXI

FRANK RUFFINO

(Guanacaste, Costa Rica)



Crimen perfecto

No encuentro un indicio capaz de llevarme
esta tarde al poema,
todo inmaculado, sin ninguna pista
que delate su presencia:
vestigios de sangre
en las hebras de la alfombra,
un suspiro impregnado en una copa,
alguna huella del alma en los cristales,
tal vez un papelito caído conteniendo
números telefónicos claves,
esa manera de colisionar
la sangre en las paredes
que alerten del tipo de arma empleada,
una manchita de pólvora
en la sábana,
la impresión de un zapato
bajo el ventanal,
esa cerradura forzada
para descartar gato casero…

Sólo los pequeños premios
y artículos de periódicos en el álbum
me dicen cuánto conozco al poema
en esta tarde de tantas
cuando el crimen perfecto
se sale con la suya.

Del texto inédito:© "Náralit: Poemas y Antipoemas".




CUARENTA FORAJIDOS HABITAN MI ALMA


al amigo William Venegas


Cuarenta forajidos habitan mi alma:
señor quejumbroso
recorriendo a galope el llano.

Cuarenta y cinco abriles de hastío
y me da envidia la suerte de Gregorio
de despertar una mañana
y verse transformado
en monstruoso insecto.

Y en mí el gran pez escapa
perdonado de todos sus crímenes.
Peregrino sin rumbo cantando
por una geografía calcinada,
heraldo azul echando
el lazo al potro de niebla
que ya nada taladra
por más furiosa que sea tu sombra.

Cuarenta forajidos habitan mi alma,
cuarenta y cinco abriles de hastío
y en mí el gran pez escapa
perdonado de todos sus crímenes.

***

©Texto inédito: “Cuarenta forajidos habitan mi alma”.




CUERPOS TOTALES



(1)

TE RECUERDO EN LA PARTE DE LOS VIEJOS RECUERDOS

Te recuerdo en la parte
de mis viejos recuerdos.
Dijiste que era yo un marino,
quedaste así pensándome
siempre, sin llegar a mis manos
de adentro,
de las de hundir la tierra
a cada palmo.
Y en ti –ahora en la parte
de los viejos recuerdos tuyos-
aún libero velas,
desato nudos a tu libertad,
te miro desde lejos
con anclados ojos.

(2)

HAS NACIDO CON LA PROMESA QUE AMARÍAS

Has amado con la promesa que amarías:
te precipitas a los primeros frutos,
anuncias la mala suerte del amor.

Y él recoge frutos caídos,
replica, dice que amar es una falacia.

Pero tú aguardas el amarillo que sabes
bueno a mitad de estación.

Entonces los precipitados y tardíos
quieren amar como vos sin preguntarte.

(3)

SABÍAS APENAS

Sabías de la campana
pero no qué la repicaba…
Te dije: “badajo”.

Y sabías del amor
pero no que lo repicaba…
te dije: “corazón”.

Y al final de la tarde
te escuchaste en campanario.

(4)



ETERNIZAS MI MIRADA

Eternizas mi mirada
hacia los bosques
y regresas a este
ruiseñor del canto
junto al ángel
que redime con panes
que cuecen los amantes.

Eternizas mi mirada
y la habitas con tus ojos.
Tú sabes mi trino
y sonido al posar
y mis ojos como
riscos de penumbra hacia ti.

No sabes cuánto
vuelo para encontrar!

(5)

EL AMADOR CONFIADO DE AZAR

Has amado bajo la lluvia
como un loco desnudo
y miras a ella
y ya no puedes subir al tren
que esperaste tres días
y luego no resulta con un café
de diez minutos porque no sintió
lo mismo, porque –la verdad-
para amar hay que gustarse tontamente,
aunque el café de diez minutos
se transforme después en diez año inútiles.

Quién sabe la baraja del amor!
Pero juegas y ríes
como un buen perdedor.
Al fin partes y juras que saldrías
a despejar la duda si vieras
otros ojos como esos,
lo juras y temeroso haces que duermes
para llegar a otra estación -la tuya-
tal vez la plaza del primer dolor
o la laguna de gris arena
donde descubriste los azules ojos.
sueñas, meditas que es transitar
el secreto para el encuentro,
por eso viajas, saltas del tren,
corres por las calles, buscas en cafés
y plazas, en los ojos de la noche te abismas
en bares y cines…
en todo lugar apuestas para el amor.

(6)

¿DE DÓNDE VIENE EL AMOR?

a Carmen Molins

¿De dónde viene el amor?
¿Del viento, del fuego,
del agua,
de la piedra, de una estrella,
de un fruto o vino
derramado en los labios?

Tal vez del sol alumbre el amor.

Tal vez del misterioso
negro agujero venga
o de las cenizas de unos seres
grandes y frenéticos
que inventaron amarse
para no aburrirse.

Quién sabe de dónde
viene el amor!
Cree saberlo el poeta,
la ciencia, el adivino,
o tú lo sabes si lo sientes
y eso te parece
perfecto y suficiente.

(7)

NO ESPERABA A LA LIBÉLULA

No esperaba a la libélula,
era a ti que vendrías
con la tarde, tal vez a la hora
en que el badajo
mueve por capricho.

No esperaba a la libélula,
no llegaste tú, no te aguardo
por la tarde en campanario
ni repiques de coincidir
los ojos, mirándote por donde
debías aparecer.

No llegaste:
eras la usencia que sabías
provocarías en mí,
era el mal de amor que debía padecer
por ser tú la hermosa.

Ella azul y alas como harmonía
de ángel en el aroma.

No esperaba a la libélula,
ahora la espero con la tarde, al tañer.

(8)

ANUDAS LA CARICIA COMO UNA CONDENA

Anudas la caricia como un condena,
anudas tus manos como un fuego
necesario para el pan,
anudas los años para necesitarte
siempre, para no descansar
de verte, para no sucumbir
de ausencia, solo eso, la ausencia
de que no vuelvas a mirarme,
a llamarte por esos nombres
que tú y yo sabemos descifrar
cuando nos acosan los otros,
que no saben seguramente
nada del amor y del amar
cada momento,
aunque censuren envidiosos
la persistencia que no practican.

(9)



NO SE LLENAN DE LA TARDE NI DE ELLOS

a Antonia y Manuel

No se llenan de la tarde ni de ellos
ni su sed sacia el riachuelo
ni los prados para ovillarse,
tímida y pálida siempre la luna
en sus hombros musitando
y los caminos odiosamente cortos
y el reloj cómplice fatal
del término de hoy y verdugos
padre y madre, verdugos,
sólo vive en ellos el aire
del próximo respiro,
levedad de los dedos a la caricia
más ardorosa, miradas de hablar,
alas en el cielo como olas
dispuestas a estallar en inmensos
castillos que sólo ellos ven
y los frutos caen
sin milagro a sus pasos,
sus ojos son sólo eso,
los labios para anudarse
bien el amor, manos de fundirse
en vela única hacia un puerto
que sospechan tormenta
pero que callan ni quieren ver
para no perderse el viaje.

(10)

¿ QUÉ HAREMOS CUANDO ESTÉ LISTA LA CASA?

¿Qué haremos cuando
esté lista la casa
y su jardín al vuelo de las aves?

Escribe nuestros nombres
en el néctar,
deja tu pómez
en mi negro caminar
para no perderme el llegar a ti,
para avistar el risco
donde tiemblas ausente.

Sé la barca y los peces
de este dolido mendigo,
viste, amor, con tu hilo
para ser el vistoso
que en el prado vuela.

Está lista la casa y su jardín
al vuelo de las aves.

(11)

CUERPO TOTALES

Sin calendario
ni complicidad del reloj,
desprevenido,
inédito en nieves desiertas,
en hilos de aroma y miradas
que tiñen alegría y fiesta, AMA.

Sin dolor, rota mariposa
de agonía, ACARICIA.

A los alcores ingrávidos
del arco iris
y a veraneras escapadas
del alma, FUGA.

Púrpuras olas de fuego,
rescoldos
de otro amor, TRANSITA.

Sin promesas desesperadas,
si migramos unidas
las alas, ansiosas manos
de unir cuerpos totales, AMARÁS.

***

© Cuerpos totales”, texto inédito de Frank Ruffino compuesto por 40 poemas más.



Primer enigma


Esa forma de taladrar los ojos
cuando tal vez salgo del guión.

No sé con cuántas luces arribé
a este inútil mundo
de infusorios engreídos,
pero sí sé que ellos
(y este subproducto del polvo)
no terminan,
solo transforman su miseria
en un reguero de elementos
o mineran por doquier el calcio
de su pequeño hueso
de pez transfigurado.

Resisto el embate
de una miríada de enemigos ávidos
(malditos herederos del Santo Oficio)
de mi inminente mutación
en algo más inocuo,
como una libérrima y atrevida brizna
colgada del viento
cuyo castigo es el exilio en el cieno,
o ése de un día
que cantaba magistralmente
por vez primera y sin ensayo
el ocaso anaranjado
y fue truncada su voz por Envidia.

Sorprendido de todos y todo
les revelaré la perdida caja
de mi efímero vuelo:
únicamente el noble animal
lame mi sien pegada en el césped
en esta noche de ventisca
a un año de la Gran Mortandad;
así sueño sustraído de lo humano
en vertiginoso galope y aullido
por la niebla buscando un tributo
dejado en otro tiempo:
sin ser santo ni Grial
lo acomodo en la ingle
y parto al pueblo
para solo callar mi suerte.


***

© "Primer enigma", Antipoemas.


ARRASADORA

Inmersa en mares de aguardiente
con mi escafandra salvadora
devorando peces y ciudades marinas.

Zozobrando barcos formidables,
asaltando zócalos,
descendiendo con todo
mi esplendor sobre mortales.

Proezas que me cuentan
porque voy perdiendo el recuerdo.


AUTORRETRATO DE MI ALMA


Déjame describirte
en parte alma mía:
mujer de tequila y limón
que rayó la locura
donde sólo Moctezuma
se atrevió
por mítica Teotihuacán.

DIOSA

Miedo de vislumbrar filos
donde la muerte sacaba
su cresta colorida
de Quetzalcóatl,
atrayendo a los borrachos
como niños especiales a su altar.

Me da miedo el valor
que tuve de diosa,
destronaba,
volaba si había que volar,
algunas veces
buceaba sin aire
inexplicablemente.

Yo era una diosa sombría.


ALTARES


La hora santa de la barra,
de los tragos que van y vienen,
de ojos de hombres
como perros
esperando su chance
de aplicar con devoción
disimulada el colmillo
del vientre bajo:
ellos no son mis preferidos.


La hora santa de la barra,
de los tragos que van y vienen.



BAJO EL SIGNO DE ABEL


Pienso que todavía
es tiempo de vencer,
de acometer impetuosamente
con mi canción,
de parar la tormenta
con tormenta,
de anegar con estrellas
esos ríos indetenibles
que van zanjando
la tierra y las almas,
de chupar con boca
de agujero negro
todo infortunio
de las Américas hispanas,
es la hora de Abel
contra Caín,


de empezar a vivir
bajo su signo de luz.



QUETZALCÓATL-PADRE


A causa de Quetzalcóatl-Padre
hay mares de sangre
en su honor.


Por él ciudades sitiadas
y naciones en ruinas.


Contra él, ¿quién podrá vencer?

Desde sus ebúrneos templos
todavía millares de flechas
buscan su blanco en la sangre.


ROMPÍ CON LA GRAVEDAD


Nadie pudo detener
mi destino descarriado:
ni chamán,
ni Frida con su encanto
ni tantas otras diosas.


Nadie sintió el valor
de atajar esta desquiciada locomotora.


Tenía tan devota
naturalidad
para aceptar esa vida despiada
que helaba hasta los huesos de los cobardes.

Nadie quiso sacar
a esta temeraria de esas aguas
ni yo quise a nadie
interfiriendo
con mis placeres-dolores.


POEMAS DE QUETZALCÓATL-PADRE



Pequeño autorretrato


De paso a mí tampoco me dieron
placer de viaje
y más tarde elegí
el ir zigzagueante de seguido.

Tal vez quedé debiendo:
no restituí a algunos ángeles,
no los posé de nuevo sobre la luz
desde donde fueron
al oscuro no existir
por decisión de mi mano.

No volverás Ilusión
a roer el negro hueso de mi alma
y aullar únicamente
a una luz de otros tiempos idos.

De paso a mí no se me alertó
de los sumideros
y emergí una y mil veces
con los ojos arrasados
en sangre y estrellas:
triste silueta de Luzbel
empobrecido,
sin azufre y otros cascabeles.

Solo, con la miseria
en mi hombro
y los aguijones que dan mis manos.



Frank Ruffino©





Frank Ruffino, España-Costa Rica “Náralit” (Tilarán) como este vate llama a su pueblo en sus escritos, Guanacaste, Costa Rica. Padres españoles: Tomelloso/Tenerife: mi tatarabuelo fue un general francés de apellido Rufen’s que llegó huyendo en el siglo XIX a las Islas Canarias, y tuvo un hijo al que le hizo un tijeretazo en la espalda, pues debía también huir de España y al volver, reconocerlo. No regresó. A los muchos años el Gobierno Francés buscaba sus herederos, pero el bisabuelo de mi madre estaba en buena posición y no deseaba saber nada de eso, más bien españolizó un poco más, según él, el apellido cambiándolo a Rufino. Que alguien me ayude con esto de la herencia! Jaja!).El periodismo me mantuvo precariamente, y no me gusta. En 02 saqué “Diablos Alucinados“, un año después caí por segunda vez con “Torre de vigilias” y “Fingida lágrima“. A los tres años, Ediciones Perro Azul pierde un poco la cordura al lanzar “Viaje de ausentes“, que obtuvo el segundo lugar en el “I Premio Internacional de Poesía Macedonio Palomino 2007 para obra publicada”. En 2009 mi poemario “Canto sin nombre” ganó un premio en el “Certamen Literario Brunca” de la Universidad Nacional que convoca a los poetas ticos; obteniendo en 2010 el Primer Lugar en estas justas con “Sangre armada“.


Premios:

El pasado 14 de agosto la Universidad Nacional de Costa Rica anunció los ganadores del “Certamen Literario Brunca 2010″. En poesía obtuvo el primer lugar el libroSangre armada, texto compuesto por 24 poemas y estructurado en dos partes: “Abstracciones” y “Realidades” y a sus vez con igual número de textos respectivamente. Este concurso es considerado, después de los “Premios Nacionales Aquileo Echeverría” que otorga el Estado costarricense a sus escritores y artistas, como el más importante de Costa Rica (en la rama de poesía y cuento), en un país de pocas justas literarias (tres o cuatro certámenes anuales escasamente).
En 2009 este poeta también se hizo de un premio con su poemario “Canto sin nombre”

ANOTACIONES SOBRE SUS OBRAS:

“TORRE DE VIGILIAS” Y “FINGIDA LÁGRIMA” (AÑO 2003/140 PÁGS/75 POEMAS).
Este libro se compone de dos textos: “Torre de vigilias” y “Fingida lágrima”. Una segunda versión de “Torre de vigilias” titulada “Canto sin nombre” fue una de las tres obras premiadas en el Certamen Literario Brunca 2009 de la Universidad Nacional que convoca cada año a los poetas y escritores ticos.
“VIAJE DE AUSENTES” (EN 2006 APARECE “VIAJE DE/80 PÁGS / 75 POEMAS), EDICIONES PERRO AZUL.
“Viaje de ausentes” ocupó en 2007 el segundo lugar en el “Certamen Internacional Macedonio Palomino para obra publicada”, entre 197 obras de Iberoamérica y España.
“DIABLOS ALUCINADOS” (AÑO: 2002/136 PÁGS / 93 POEMAS), SOCIEDAD EDITORA ALQUIMIA 2000.
Este fue el primer libro de poemas publicado de Frank Ruffino: se compone de cuatro textos: “Diablos alucinados”, Quetzalcóatl-Padre”, “Poemas del aparecido” y “La muerte en sus orgías”. También presentamos la contraportada de “Diablos alucinados”. Quetzalcóalt-Padre es un poemario único, raro, pues, dada la gran amistad del poeta con Chavela (fueron vecinos en San Joaquín de Flores durante cinco años, lo mismo que del escritor José León Sánchez) Ruffino compone su poemario como si Chavela escribiera esos versos (desdoblamiento). Este texto no trascendió por razones que ya muchos conocen: en Costa Rica Chavela es incomprendida, repudiada, nunca se le entendió, pues fue la primera mujer que en los años 40 usó vaqueros, y más tarde por su lesbianismo desenfadado. Pronto este poeta publicará una entrada con algunos poemas de este texto en particular. Sería un homenaje: Chavela vive en el Puerto de Veracruz, México, y según Ruffino está muda, ciega y más rebelde que nunca.

CONTRAPORTADA DIABLOS ALUCINADOS:En 2002 Frank Ruffino entrevistó a Chavela Vargas para su periódico rural El Florense (www.elflorense.com). Poco después publica su texto “Quetzalcóatl-Padre” como si la misma Chavela escribiera esos versos (desdoblamiento). Este texto de 19 poemas está incluido en el libro “Diablos alucinados”. RESEÑAS DE LA PINTORA Y POETISA CARMEN MOLINS

Enlace a su sitio web: http://poetafrankruffino.blogspot.com/

Nota del autor del blog: Los trabajos visuales que ilustran esta antología breve del poeta costarricense, Frank Ruffino son del famoso pintor cubist francés, Georges Braque.

Labels:

Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.