Wednesday, September 21, 2005

Encuentro con la locura.

A Leopoldo María Panero.


Va conmigo la luz podrida cuando doy un paso,
pero no puedo transcribirla
o encontrar palabras sin sangre
que rueden su importancia.

Después del ladrido disperso,
los perros se vuelven signos,
espíritus airados
que no se contentan con la tinta,
y exigen el fuego de las eras furiosas.

Oigo sus dedos irreductibles
habitar la redondez de la memoria;
se hunden despacio en la locura,
se concentran en las noches mal heridas.

!La lluvia!... !La lluvia!
La lluvia tersa sus pieles de tambor,
sus gotas me persiguen,
hacen graffiti de agujeros húmedos
en mi pecho abandonado.

Me abro al precipicio desarmado de retóricas,
perdido me reinvento en las orillas.
La sombra es baja e insondable.

En el lomo irreal de un reflejo
ocupo la cordura;
leyendo mis ilegibles ojos muertos
he sido mudo,
he sido loco,
ahora me otorgo un permiso a sufragar
mi inocencia.
Callo y otorgo un voto de silencio

Daniel Montoly © 2001

2 Comments:

Anonymous Álvaro said...

Mira Dani, hace ya muchos años, estuve un par de horas con Leopoldo.

Días despues... escribí este poema.

Vagabundeabas

Vagabundeabas herida entre sepulcros,
prometiéndome inciensos y razones,
yo jugaba a envenenar,
hasta él más húmedo tuétano de tus huesos.
Sin derramar una lagrima,
te mostré toda una arquitectura siniestra,
donde en aquel infierno,
ser feliz era un milagro,
pero afortunadamente
no estaban las noches para milagros,
tu sola presencia estaba escrita.
Porque quien no ha muerto joven
merece morir, dice Cioran,
además
se siente uno tan solo
maldiciendo a Jesucristo.
11-VI-83
-Ya dice mi madre... que cosas hacen las malas compañias, ja ja ja ja, nunca estuve emparedado, tan solo empanerado.

7:38 PM  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Eres la suma de todas las irreverencias elevada a la santidad del cuadrado y multiplicada por los cuatro cocientes del purgatorio. ¿Tu mamá no pudo ponerte un par de grilletes para que no anduviera con semejante compañía? Tu poema me secó la baba y ahora estoy más asustado que un gato balsino y rezando a gritos a santa cachucha para que intervenga para salvar mi alma de ir a las cuadraturas del…. Tu poema ha sido confiscado por mandato expreso del la jerarquía divina. Esas son las reglas del buen gobierno.
¿Firmaste el manifiesto de Poesía Salvaje para Bretón? Hombre, no dejes de hacerlo, hay que poner a linchar un aullido.
Abrazos. Daniel

10:09 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home

Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.