Monday, February 27, 2006

Detrás del brutal silencio.


Esta foto ha sido tomada de: www.lorcaspanishschool.com/ fotos/lorca-9.jpg


A Lorca

La noche estaba turbia y sola,
acallando tres disparos
en su vientre negro.
Cayó un cuerpo a oscuras,
amortajado por lágrimas tristes:
rodó por las hierbas,
y los despeñaderos.

La luna siguió callada
en su blanca aurora,
que no así era indiferente.
Así fue como cortaron
al zorzal sus alas,
su magia de duende,
su verbo.
No se esfumó con su vida:
emergió del cadáver,
como humo largo,
a eternizarse
sobre los deseos
de turbas,
de furibundas hienas,
que amputaron su vuelo
con intención de matarle.

Olvidaron que no hay silencio
para el verso:
una vez que cae
del labio del bardo,
abre heridas y cura tierra
pero nunca muere.

¡Hundieron Granada!
¡la hundieron!
Fue el grito...
El pesar se adueñó de todo
sin espacio ni tiempo
para devolvernos aquel ángel,
coqueto y travieso,
que escondió su inocencia,
en hombros enemigos,
pensando que la muerte
respetaría su niñez,
su brillo de canario dócil...

Olvidó que las bestias
son bestias
y cuando las azuzan matan:
esa es su naturaleza maldita.

Daniel Montoly© /2001

2 Comments:

Blogger Ana María Fuster said...

Daniel, sí la noche turbia fue testigo de la eternidad del poeta, lágrimas, magia, poder, poesía, luchas infinitas, y el poeta sigue siendo eterno....

10:34 AM  
Anonymous Anonymous said...

Querida poeta y escritora Ana María:

Gracias por esta agradable visita, que ha sido de gran significación para mí y para quienes visitan este blog. Tal como señala, el poeta adquiere rasgo de inmortalidad a pesar de todo el velo de fango que quisieron echarle. Lorca sigue siendo ese poeta fresco, que el libro como Poeta en New York demuestra un magisterio para futura generaciones de poetas.

Un abrazo caribeño. Daniel Montoly

5:25 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home

Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.