Wednesday, August 8, 2007



Se acabó la fiesta

.
ya, prefiero una nena barbuda que la postmodernidad,
prefiero una falta política que la ortográfica
perfecta de los desertores. Ya baby, puedes subirte esa
falda, arréglate el cabello, mira que ésto es un laboratorio
de metáforas y no das buen aspecto. Creo que no eres lo
que busco en términos de literatura comparada. Ya,
prefiero a Yolanda Vargas Dulché que todo este marasmo
en que te has vuelto; mírate, tienes bien empolvada la nariz,
arréglate el sostén de la oficialidad y date por despedida
con la parte del botín que llevas entre manos.
Y cuando sagas chica, pon el letrero de “don’t disturb”,
quiero pensar si todavía debo ir a San Francisco.


No vayas a jalarle del gatillo

.
preciosa, hoy estoy más vivo que ninguno, tengo ganas
de morirme pero no de matarme, niña, si muriera
lo haría en la sierra de Bolivia o en el Cuartel Madera.
Mira muñeca, todo el mundo lleva una guerrilla adentro
tratando de aventar una granada por la boca. Por eso
te lo digo, ahí estás bien plantada en tu trinchera. No jales,
por favor, podrías arrepentirte. Hoy la traición es un asunto
entre el Estado y grupos radicales, pero no tuyo, preciosa,
que tienes la vida completamente amueblada por tus padres.
No vayas a disparar aquí en medio de las calles,
la calle no es del pueblo, bien lo sabes. No vayas a jalarle
del gatillo. No dispares.


Nombradía

Tu nombre tiene un poco de arrepentimiento,
Magdalena, un poco de condena
en esa cavidad sonora que te nombra,
¿Te das cuenta?
Mi nombre tiene la pesadumbre de saberlo hermoso,
dulcísono, con la fuerza guerrera de un gigante mítico.
Se me nombra y mi luz se hace la luz del séptimo día;
nuestro oficio es el mismo Magdalena, entiende,
mi fama trascenderá los templos, mientras tú, ingenua,
ofrendas tu cuerpo al acogido y lavas los pies de los viajeros.

Esperas que alguno de ésos te saque de estas tierras.


Los cuervos

Somos cuatro y aún jugamos
a querernos, a simular amor sobre la mesa
y sentarnos al pórtico a platicar de historias anormales,
mientras mamá prepara el alimento
y escucha devorarnos la carne.
Mi padre vendó los ojos de todos mis hermanos
y antes de abandonarnos, cubrió los suyos con sus ropas.
Mis hermanos se columpian de la mano de mi madre,
no soportan ser ciegos por culpa de papá
y se dan picotazos uno a otro para expiar
no sé que clase de pecado.
Sé que me sacarán los ojos si me acerco,
por eso me santiguo por las noches
y rezo un padre nuestro por todos.

La cazadora

Puedo escribir mi propia historia.
Todavía ayer tenía la piel de tigre que tanto me gustaba,
me agradaba cazar, siempre lo hago, pero ayer decidiste
decirme tu partida y no pude tragar más alimento
que mordisquear mi rabia y salir en busca de otra víctima.
Ayer dijeron que habitas bajo un árbol,
con la piel de cordero y en espera.
Que te cubres de oveja
y logras engañar al enemigo.
Pero no iré a tu encuentro.
Hace tiempo perdí la piel de tigre que tanto me gustaba,
me agradaba cazar, eso lo sabes.

LA CORTESANA

Esa, la más odiada,
porque no hubo nunca mujer más bella,
ni nunca el cielo anuncio su arribo con tal predilección
y en ningún tiempo el campo floreció con total
magnificencia que en su cortesía
y jamás tus ojos y los ojos de tus siervos
vieron diosa alguna vagarse entre las calles.
Esa, la mal nombrada ramera,
porque a su puerta un manojo de flores
pusieron en tu nombre
sin que aún el gallo elevara su plegaria.
La cortesana que se pasea en tus parques y en la plaza
y entra al templo donde tus mercaderes intercambian
sonrisas maliciosas.
Esa, la meretriz de oficio antiguo que se acuesta
en la cama de tu hermano sin cobrar moneda alguna,
la que con su figura turba a toda doncella,
porque en su vida había visto jamás mujer dichosa,
mujer de la nada, esa hétera,
ésa soy yo.


POLVO DE ESTRELLA

A mi madre.

Porque el polvo no te cubre a pesar de los años
y entiendes la vida como una sucesión de los temores;
alguien toco en la puerta equivocada
y tú, pequeña larva, saliste a recibir el infortunio.
¿Por qué madre? Acaso las estrellas te parecen inmortales,
por eso me heredaste un nombre y una traza,
a mí, la más bella de todas tus princesas,
la del futuro cierto y cierto, la mejor,
la más acaudalada de todas las mortales,
porque poseo todo el beso de tus labios
y todas tus sonrisas
y llevo nuestro nombre como espuma de almendro
y tejo entre las líneas alas para mis versos,
alas para los nombres que vuelan con la lluvia.


El mínimo infierno

El alacrán de las nocturnas soledades,
el que vierte su veneno y te deja morir en el insomnio,
esperando que Ella toque a la puerta de tu casa,
como una perra hambrienta, como una hembra perdida
que busca su refugio entre tus muslos,
y te pide. No. Te exige, con torpeza,
que seas tu quien la penetre y la hagas ser mujer;
aquella que recordarás hasta tu muerte
y estarás esperando en la ventana,
mientras tejes su espasmo entre tus versos, sin saber,
que ese animal rabioso que te heredo,
tu compañero de infierno, te lo he inventado yo.


Canto de la hermana Gorgona

Un líquido de sueños, un abismo,
un caminar desnuda en tu conciencia,
una luz que poseo en las tinieblas,
un pabilo de amores como espuma,
se tuercen, se entremezclan, son de redes,
de un tósigo perdido en la memoria,
la oquedad onanista perturbada,
el despertar sintiendo que envejezco,
nos flagela, lastima la tristeza.
Descubre que yo soy su antagonista.
En el templo de Apolo me persigue
porque arrojo las culpas al espejo,
porque multiplicando la tortura
no hay nada más oculto que el espanto,
la densa visión que reconozco
son bestias más veladas que Teseo.




Estrella del Valle, nació en Córdoba, Veracruz 1971. Cursó estudios de Creación Literaria en la Escuela de Escritores de la SOGEM. Sus poemas forman parte de la Antología Generación del 2000, Literatura Mexicana hacia el Tercer Milenio, Fondo Editorial Tierra Adentro. Co-dirige desde el 2000 junto a la poeta Isolda dosamantes la editorial BUM editorAZ. En 1997 fue Becaria del Instituto Veracruzano de la Cultura, en el rubro de poesía. Este año obtuvo la Beca Creadores con Trayectoria de Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Veracruz.

La foto que acompaña la selección poética fue tomada de: www.ficticia.com/autores/estrellavallesem.html

Selección compilada del Internet.

6 Comments:

Blogger La maga kenia said...

Gracias Daniel

3:40 PM  
Blogger Gabriela said...

Leí La cortesana, excelente poesía gracias Daniel por subirla al foro y hacerla conocer.
Y felicitaciones a Estrella del Valle.

Gabriela.

1:27 PM  
Blogger Catalina Zentner said...

Muy buena selección, Daniel. Gracias por traerla.

8:01 AM  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Quien debe darte las gracias, soy yo, Kenia, por detenerte a visitar el blog, y los excelentes poemas de Estrellas del Valle.

Ojala, nos visite nuevamente, estaremos en la misma frecuencia, promoviendo y diburgando la literatura latinoamericana.

Un abrazo. Daniel

11:11 PM  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Gabriela, un grato placer encontrar tus hermosas huellas por estos lados, me alegra que te hayan gustado los poemas de esta excelente poeta mejicana.

Puedes econtrar varios de sus trabajos en Internet, te aseguro, que va a ser un gran banquete.

Un fuerte abrazo. Daniel

11:15 PM  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Querida Catalina, siempre sacas tiempo para visitarnos y brindarnos tu apoyo, algo que aprecio y valoro de corazón.

Nuestros objetivos, son acercar el trabajo de los poetas actuales latinoamericanos como aquellos que ya no están entre nosotros, pero que sus obras siguen estando vigentes, ya sea por sus propuestas o por lo novedoso de la forma de abordar el hecho poético.

Un fuerte abrazo con cariño y afectos. Daniel

11:25 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home

Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.