Sunday, April 15, 2007

Sexo furtivo

A Raúl Gómez Jattín


Hermana noche, a ti, que tantos enamorados
dirigieron sus dedos hasta los labios
de tu vientre, soñando saciar su sed
en tus senos, niños hambrientos
de tiniebla.
Hermana noche, tú, que has sosegado
en tus brazos oscuros
las frías esperanzas del suicida,
escribiendo en sus parpados
tus misterios de mujerzuela.
Hermana noche,
aquí, desnudo, te busca un hombre,
deseoso de encontrar refugio
entre tus piernas.

Daniel Montoly©

4 Comments:

Blogger Gaiar said...

La noche te espera, y abre sus piernas en forma de luna y estrellas. La noche se viste de azules dominantes que solo pueden ver los hombres errantes.

2:49 AM  
Blogger Lituma said...

Un hombre alado, extraña la noche.

saludos

10:31 AM  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Y en su enrancia encentrará la razón existencial de su círculo. La palabra del comienzo oculta tras el argumento del viaje, el silencio que acompaña al viajero que no sucumbe al miedo o la duda.

Para cuando caiga el sol haya ya no será un hombre sino una estrella más entre los tantos nombres con que el Universo reconoce a uno de los suyos.

Un fuerte abrazo, Gaiar. Daniel

12:31 PM  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Un hombre cuyas alas fueron zurcidas al espacio de su vida para que en su último vuelo
pueda evadir las dudas intrínsecas a toda partida como las huellas que siguen a un errabundo por el desierto cuando la noche ha terminado por imponerse.

Un abrazo, Lituma, y que se repita la visita. Daniel

12:38 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home

Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.