Friday, May 25, 2007

Carlos Germán Belli
(Lima, 1927)



Oh Hada Cibernética...

Oh Hada Cibernética
Cuándo harás que los huesos de mis manos
se muevan alegremente
para escribir al fin lo que yo desee
a la hora que me venga en gana
y los encajes de mis órganos secretos
tengan facciones sosegadas
en las últimas horas del día
mientras la sangre circule como un bálsamo a lo largo de mi cuerpo.

©Carlos Germán Belli

De Dentro & Fuera (1960)


Algún día el amor...

Algún día el amor
yo al fin alcanzaré,
tal como es entre mis mayores muertos:
no dentro de los ojos, sino fuera,
invisible, mas perenne,
si de fuego, no de aire.

©Carlos Germán Belli

De ¡Oh Hada Cibernética! (1962)


A part l'adoration de Dieu la
volupté est donc l'act le plus
religieux de la vie

MALCOLM DE CHAZAL

Sí, santos cielos, que arda para siempre
la fuerza del amor en cuerpo y alma,
dando fe que resulta inapagable
la candela de las candelas de reina
que es la tea del ara que está aquí
en el centro del corazón hambriento,
porque ardoroso late
cuando Eva en el umbral apenas surge
encendiendo de súbito
las imberbes o las maduras llamas.

©Carlos Germán Belli


Extractos de ¡Salve, spes! (2000)

Segregación No 1

(a modo de un pintor primitivo culto)


Yo, mamá, mis dos hermanos
y muchos peruanitos
abrimos un hueco hondo, hondo,
donde nos guarecemos,
porque arriba todo tiene dueño,
todo está cerrado con llave,
sellado firmemente,
porque arriba todo tiene reserva:
la sombra del árbol, las flores,
los frutos, el techo, las ruedas,
el agua, los lápices,
y optamos por hundirnos
en el fondo de la tierra,
más abajo que nunca,
lejos, muy lejos de los dueños.

©Carlos Germán Belli

LA CARA DE MIS HIJAS

Este cielo del mundo siempre alto,
antes jamás mirado tan de cerca,
que de repente veo en el redor,
en una y otra de mis ambas hijas,
cuando perdidas ya las esperanzas
que alguna vez al fin brillara acá
una mínima luz del firmamento,
lo oscuro en mil centellas desatando;
que en cambio veo ahora por doquier,
a diario a tutiplén encegueciéndome
todo aquello que ajeno yo creía,
y en paz quedo conmigo y con el mundo
por mirar esa luz inalcanzable,
aunque sea en la cara de mis hijas.

©Carlos Germán Belli

(De En alabanza del bolo alimenticio)


El nudo

Esa increíble infinitud del orbe
No codicio ni un mínimo pedazo,
Mas sí el espacio de tu breve cuerpo
Donde ponerme al fin a buen recaudo,
En el profundo de tus mil entrañas,
Que enteras conservaste para mí.
Al diablo el albedrío de la vida,
Sumo don de los hados celestiales,
Y nada más que estar en ti prefiero
Sujeto a tu carnal y firme lazo,
Que si vas a las últimas estrellas
Contigo ir paso a paso yo también.
Es así el vivir día y noche siempre
Bien atado a ti con el carnal nudo,
Aunque en verdad del todo libremente,
Pues de la tierra al cielo voy vengo.

©Carlos Germán Belli


Amanuense

Ya descuajaringándome, ya hipando
Hasta las cachas de cansado ya,
Inmensos montes todo el día alzando
De acá para acullá de bofes voy,
Fuera cien mil palmos con mi lengua,
Cayéndome a pedazos tal mis padres,
Aunque en verdad yo por mi seso raso,
Y aun por lonjas y levas y mandones,
Que a la zaga me van dejando estable,
Ya a más hasta el gollete no poder,
Al pie de mis hijuelas avergonzado,
Cual un pobre amanuense del Perú.

©Carlos Germán Belli

En qué punto del firmamento...


En qué punto del firmamento o suelo
habitas (interrogo hora tras hora
a las nubes que avanzan por el cielo);

y te busco con el mayor anhelo,
aunque infinita fuera la demora,
por escudriñar todo el cielo y suelo.

Penetro del arcano el denso velo,
aun hurtando los rayos de la aurora,
y en oscuridad dejo por ti el cielo.

Bien vale contratiempos y desvelos
el conocer por fin dónde tú moras,
si en la bóveda arriba o en el suelo.

Y poco importa el riguroso hielo,
ni el fuego del infierno que desdora,
pues mirarte prefigurará el cielo.

Baste con verte cuando duermo o velo,
distante en las antípodas ahora,
que si no te vislumbro acá en el suelo,
seguro se me cerrarán los cielos.

("Canciones y otros poemas ".
Editorial Premià, 1982)

©Carlos Germán Belli


POEMA

Papá, mamá,
para que yo, Pocho y Mario
sigamos todo el tiempo en el linaje humano,
cuánto luchasteis vosotros
a pesar de los bajos salarios del Perú,
y tras de tanto tan sólo me digo:
"venid, muerte, para que yo abandone
este linaje humano,
y nunca vuelva a él,
y de entre otros linajes escoja al fin
una faz de risco,
una faz de olmo,
una faz de búho"

©Carlos Germán Belli



ÉL AVISÓ LAS SEÑALES

Yo espero una bengala de aviso
tantas veces he escrito la clave en un papel
la he grabado sobre un grano de arena
con la fuerza del hambre
iluminado por un haz de luz
como cuando cruza un navío delante de los acantilados
o se incendia de repente la carpa del circo
en la noche oscura
cuando arrojan a las tribus antiguas
hacia las alamedas de yacimientos de hulla
y los tigres inclinados al borde de los estanques
electrizan con su piel
los menudos ojos de los peces
es así que yo espero un silbo de aviso
entre arroyos con mimbre
y la opulencia de una hilera de mesas de noche
yo te busco en todos los rincones
con una fogata
para alumbrara los vidrios
y ver las señales mágicas de tu vaho
cuando no te dejan cruzar el umbral del puente de mi río
o no me dejan seguir en los caminos
las líneas secretas de las rocas de tu valle.

©Carlos Germán Belli



LAS COSAS DE LA CASA


He aquí la casa bien oculta
tras las nubes de la celeste bóveda,
preservándola de los fieros cacos
terrenales que alrededor acechan;
y así poder vivir metido en ella
en medio de una tibia paz siquiera,
aferrándose a las calladas cosas
que no dejan de estar a cada rato
acompañando como dulces seres;
porque al paso del día y de la noche
todo aquello que inerte y fiel yace
en las proximidades de uno siempre,
en el templado seno de la casa,
resulta parte de la invisible alma,
ya una sola naturaleza exacta.

©Carlos Germán Belli




Carlos Germán Belli (Lima, 1927)


Fuente: La foto fue tomada de LETRAS 5

2 Comments:

Blogger Gaiar said...

Es una poesia que le llamaria gris; si la poesia gris es otra cosa, pues que me perdonen, pero mi impresion es entonces que se trata de una poesia gris de tipo 2.

6:59 AM  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Hay toda suerte de poetas, Gaiar, como se habla de “gris”, usualmente hace referencia a la poesía algo oscura en su temática, pero esos son temas que preocupan al ser humano: la muerte, la vejez, la soledad, ect. Esa es faceta que hace de la poesía un género inextinguible, porque mientras exista un sólo humano sobre la tierra, el lenguaje poético va ser el canal mediante el cual expresar su preoupaciones relacionadas con la existencia.

Un abrazo y aprecio tus comentarios.

Daniel

6:48 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home

Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.