Sunday, March 1, 2009

SE ACERCA EL ANIVERSARIO DEL NATALICIO DE BORIS VIAN.

EL WRONG SIDE LE DEDICA UN MERECIDO HOMENAJE A ESTE GRAN Y POLIFACÉTICO ARTISTA FRANCÉS.




CON LA EBRIA ABSTINENCIA DE UN PREDICADOR SOÑANDO EN BLUES


Oh! sí nena
sería una bendición
brillar toda la noche
en la tibia ciudad de tus caderas
grito en la soledad
con la ebria abstinencia de un predicador

¡sí! ¡empuja mi pasión!
hasta el límite ardiente de las sombras
donde se aviva el fuego entre piel y saliva

mujer que nunca duermes
compás de mi nostalgia
¿en dónde te has metido que no puedo encontrarte?

saltan por el espacio ocultos desafíos
bordados en alcohol color corintio
y en el fondo del vaso
se dibuja el vaivén de tu canícula

Oh! sí nena aparece
¡sé mi respiración!
¡vuelve esta noche casta en clandestina!
que el swing sea la fuga que rompa la cordura
y el brillo de tu pelo se enroque en mi costado
como un loco piano que quiere devorarme

Juan Carlos Gómez©



NATURAL MUSIC vs JAZZ MUSIC



Mientras el viento
hace sonar el arpa doblando las palmeras
y la lluvia percute
con su sonar metálico en las hojas
los pájaros policromos entonan
sílabas de coral desconcertantes
en locos arreboles
y arpegios de tribales melodías

encuentro en esa acústica
un silencio
que se une a la cadencia de la lluvia

raudas vuelan mis vidas los instantes
que hasta aquí me han traído
hasta esta lluvia que vivifica el mundo
atropelladamente
con vehemencia de siglos
torrente de pasión que se desgrana
provocando
el tenaz martilleo de la vida…

y me abrazo a la aurora mientras súbito
se desgrana en mi mente un saxo alto
descorriendo cerrojos con su hálito
encadenando sílabas de aire
frases entrecruzadas que surgen del abismo
arrinconando el trino de los pájaros
/ que antes revoloteaban y ahora escuchan /
y al ritmo de la lluvia
modulando en mi vena la locura
liberando la vida con notas desacordes
reinando en le silencio igual que los tiranos
o con la sabiduría flipada de los santos

y mientras yo desciendo todo suena
sucede

y soy cuanto sucede

no queda otra verdad sobre mi pecho
más que este instante
justo y suspenso como un péndulo inmóvil
vida y muerte
encadenadas a cada respirar

AHORA
es la palabra justa
esa es la ley del tiempo
AHORA
todo el valor escrito en estas sílabas
precisas limpias neutras
mientras el saxo alto pelea su batalla
de volver a buscar la melodía
y la lluvia no cesa
y el viento no descansa de remover las cosas
y los pájaros vuelven
a su trinar tribal y misceláneo
y yo respiro ahora

solamente respiro

lo observo todo y voraz lo respiro


Juan Carlos Gómez©




Down the wall’s, on my road



Eran los tiempos en que el algodonero
proliferaba como la misma peste…
Así aprendimos la oración de
granny Emma
y la obstinada devoción por Jimmy Reed.

I saw that story
this morning
down the walls, on my road.

Era tan melodioso y triste el crepitar del mundo
abriéndose en los zócalos del delta
que preservaba en el misterio apasionante
al viejo zorro y a la harmónica de Son House.

I saw that story
this morning
down the walls, on my road.

Daddy Thedore rumiaba su cansancio
but, no paraba de nombrar a Magic Sam;
allí soñó con largarse hacia Chicago
en un intento de imitar a Carey Bell.

I saw that story
this morning
down the walls of my road.

Es una historia simple la de los algodoneros,
understandingly root on Mississippi’s way.

María Eugenia Caseiro©


Into my voice


Cuando fuimos orugas
en el Este
recogíamos las hojas arrugadas.

Joe Rice tenía ojos de gato
solía masticar los tallos verdes
babeaba sus lamentos como blues:

Ah! mama,
bring something to calm down my voice
drop my troubles through the valley…


Cuando estábamos ausentes
sin aspiraciones
parió un rey el delta, y trajo luz.

Ah! mama,
bring something to calm down my troubles
drop the valley into my voice.

María Eugenia Caseiro©


Buddy Bolden no encuentra sus zapatos


La música suplanta a la triteza
King Bolden estornuda
un piano, la corneta, el saxo,
hacen vibrar el candelabro de marfil;
tiembla la luz, tiembla la noche
tiembla el recodo en que un espectro
moverá su sombra como las sombras
son capaces de mover la luz,
y Buddy Bolden que no encuentra sus zapatos
abordará descalzo el tren
o la luna de New Orleans.
En el sillón el gato que se eriza
King Bolden no está loco...
La casa es toda música.

María Eugenia Caseiro©


Aún llueve en Tupelo, Mississippi


Lord, have mercy!
sobre la cuerda del ahorcado
sobre el perro que no duerme...
Deja de llover sobre nosotros
esa carga de domingos con tintes de velorio
que sostienen planicies en la mugre
para que seamos dignos de soportar la música.

Oh! John Lee Hoocker, tú que aún llueves
sobre ese traje ajado de domingo indestructible
sé también compasivo
no me dejes sin lágrimas como dejaste aquel cartel
de Tom,s sea food; ¿ recuerdas?
aquel día de lluvia, nuestra lluvia,
desgastando las esquinas de las calles y los viejos edificios
dejándonos tan solos en la esfera gris de nuestra tarde
ya sin apurarnos a recuperar el sueño
cansados, apenas caminantes fantasmas.

Oh! Lord, Oh! John, both of you, have mercy!
La gente en Tupelo envejece
entristecen como cuerdas de guitarra
y entre ellos hay dos niños negros de sonrisas blancas
empujando el carro que se lleva los letreros,
y bajan de tus hombros, Oh! My Lord!
aquellos enormes recipientes cargados con tu lluvia
que arremeten contra nuestras esperanzas
y desbordan el río Mississippi.

Oh! Lord, have mercy
once in a life, just once, have mercy!,

deja ya de llover sobre nosotros.

María Eugenia Caseiro©




BIRACIAL MOOD



De conocer antes a Joni Mitchell,
hubiese tenido con ella
cinco muchachos.
Uno tendría por nombre:
John Coltrane;
y los otros: Miles Davis,
Charles Mingus,
Max Roach
y Herbie Hancock.
Iríamos a recorrer
el Central Park
los calurosos días del verano
neoyorquino;
y, aunque menores de edad,
los llevaría conmigo
a los clubes de jazz
más famosos
diciéndoles: "No tengan miedo
mis hijos, porque
absolutamente nadie
les pondrá
un dedo encima."
Vayan, entreténganse
con esos instrumentos,
y hagan bulla.
Eso sí, con armonía.
Y Joni, de pie en el escenario,
orgullosa de su prole
seguiría a Herbie
en el piano,
y a Miles con su trompeta,
¡Oh Dios!
No sientas celos. ¡No! No,
me condenes autócrata,
no soy hereje, nunca quise
dejarte afuera del Quinteto.

©Daniel Montoly


"Le Bilboquet"


A Boris Vian



Me duele aquí... en el alma misma,
en ella traigo sus gritos negros
con labios de trompeta
con nudillos de hierro sonoro
como truenos zigzagueantes.
¡Bañad mi espíritu
con la sacra iniciación!
¡daros a beber del agua de su música!
¡Desnudad mi piel
de cuanto me sobra
para ser de ustedes!
¡Ungidme con sus dolores!
Calzad mis huellas con sus misterios.
Dadme un nuevo nombre
para ser alegre
sintiendo los días, como noches
tras los blancos cortinajes
del crepúsculo.
Que al morir, las notas del Jazz
escupan mi tumba.
¡Bailad sobre mis huesos tibios!
¡Sacad lo mejor de mí,
y arrojadlo al río Mississippi
para que mañana nazcan
de mi ser, las partituras,
y sean mis cenizas, continuidad
de la alegría!
¡Bailad! ¡bailad todas las noches,
que el Jazz, se ha hecho mi destino.
¿Y el cielo?... !Oh el cielo!
Ahora piso el cielo
en Saint-Germain-des-Pré.

©Daniel Montoly


BROTHER AND SISTERS


Hermanos y hermanas
hijos del látigo:
Ustedes
con sangre
hicieron un blues
de rabia
para no dar lugar
a la tristeza,
ante la burla
u opresión
del amo.
Yo también
conozco el dolor
de la vértebra.
He temblado
descalzo
al recorrer
los campos
en busca
del sustento
de mi madre, e hija:

Jornalero
tras la ciega.

Brothers
and sisters:
Su sed,
es también mi sed.
Vengo del sol,
y en estos
ojos negros,
el espíritu
de la rebelión
no murió
con Boutman
Toussaint
o con Lemba.

©Daniel Montoly


Jazz



A Alejandro Drewes



Thelonious Monk
me abrió
las puertas
a Miles.
Su virtuosismo
me indujo
a un trance
hipnótico.
El tercer ojo
de sus dedos,
embriagó
mis apáticas
venas.
Ya no huelo
islas.
Solo,
sepultados
barcos
de esclavos
observo
a la luz del día.

©Daniel Montoly


Boris Vian,
nació en Ville D’Avray, suburbio de París, en el año 1920. En su entorno familiar el arte era una cuestión importante, su madre era una amante de la ópera; su padre hacía de todo, era poeta aficionado, traductor de inglés y alemán, aparte de interesarse por la mecánica y la electrónica. También de su padre (Victor Santamaria) viene su fuerte tendencia anti-militarista y atea.

En su adolescencia comenzó a sufrir problemas de salud: tuvo un ataque de reumatismo cardíaco y luego fiebre tifoidea. Fue un estudiante excepcional, aunque sus intereses más serios en esos momentos giraban en torno al Jazz y las fiestas. Ya a los 20 años participó en una orquesta amateur de Jazz junto a sus hermanos, donde sobre todo interpretaban obras de autores estadounidenses.

Obtuvo el título de ingeniero en 1942, y un año después escribiría sus primeras novelas: Trouble dans les Andains y Vercoquin y el plancton. En esta última se ven reflejadas sus actividades reales, como pueden ser su trabajo en la Asociación Francesa de Normalización y la organización de desmesuradas fiestas –las llamadas surprise-parties–. Fiestas delirantes, alcohol, sexo y crítica a la burocracia, todo mezclado con un estilo personal donde lo absurdo y lo grotesco siempre están presentes.

En los años siguientes repartió su tiempo en diferentes actividades: además de novelas, comenzó a escribir cuentos, algunos publicados en Les Temps Modernes, –invitado por Jean Paul Sartre,- donde también escribió crónicas y criticas de aspectos sociales. En el periódico Combat –dirigido por Albert Camus–, abordó la crítica de jazz. En 1946 publicó dos novelas: La espuma de los días y El otoño en Pekín.

También en 1946 publicó su primera novela con el seudónimo de Vernon Sullivan, supuesto escritor negro estadounidense, y su nombre real figuraba como traductor de la obra. Ésta y las siguientes, dentro del estilo de la novela negra, fueron censuradas por su contenido de violencia y sexo, con su consiguiente aumento en la notoriedad y ventas. Luego de años de juicios contra el supuesto autor y su editor, Vian terminó reconociendo su autoría, mientras tanto habían sido cuatro las novelas publicadas con el seudónimo. La crítica se sintió ofendida por esta impostura, y a partir de ese momento el autor recibió ataques constantes, no sólo contra sus novelas como Sullivan, sino también contra su obra ‘seria’.

Aparte de frecuentar a la intelectualidad existencialista de aquellos tiempos, en Saint-Germain-des-Prés, conoció a los grandes del Jazz como Duke Ellington, Miles Davis y Charlie Parker.

Dejó finalmente su profesión de ingeniero, y paralelamente a sus principales actividades, se dedicó a traducir novelas negras (esta vez de autores reales), y a dar conferencias sobre temas diversos.

En 1950 publica La hierba roja, considerada una de sus obras más autobiográficas.

Luego sobrevinieron varios fracasos literarios, sobre todo con la publicación de El Arrancacorazones, Vian decidió dejar de lado la narrativa y se dedicó a otras artes: compuso una ópera (El caballero de las nieves), y varias canciones, con las cuales llegó a grabar un disco y salir de gira. Una de sus canciones volvió a provocar el rechazo de la crítica y el público, “El desertor”, que incitaba a no cumplir con el servicio militar, en tiempos en que Francia tenía problemas con su ocupación argelina y otras incursiones militares.

En 1955 encara una nueva actividad, Philips le encomienda realizar un catálogo de jazz y tiempo después pasa a ser el director artístico de la compañía. Al año siguiente actúa en varias películas, una de las cuales ganó la palma de oro en el Cannes, pero este año también significó su recaída en los problemas de salud, esta vez con un edema pulmonar, que se volvería a repetir tiempo después.

Su salud se deterioraba cada vez más, lo que implicó que realizara varios retiros para mejorar su condición. A pesar de eso no dejó de escribir canciones y participar en películas.

Boris Vian vendió los derechos de su novela Escupiré sobre vuestras tumbas para una adaptación cinematográfica. Aunque inicialmente estuvo encargado del guión, tras diversas peleas con la productora, el director y el guionista, Vian quedó fuera del proyecto, y tuvo que concurrir de incógnito al preestreno de la película. Tal vez debido a las contrariedades de estos hechos y sumado a su precario estado de salud, ni bien comenzó la proyección de la película, falleció de un fallo cardíaco.[cita requerida]

Años después de su muerte obtendría el merecido reconocimiento del público y la crítica, y llegó a vender varios miles de ejemplares de sus obras.


Nota del autor del blog:
La fotografía y los datos biográficos de Boris Vian que aparecen en este homenaje a Boris Vian fue tomada de Wikipedia. Las ilustraciones son del artista y poeta español, VBZ. Pueden encontrar sus trabajos visuales y excelentes poemas en su página personal en el siguiente enlace: http://www.vbz.es/vbz.htm


6 Comments:

Blogger juan carlos gómez rodríguez said...

Superior Daniel. un abrazo, y cuenta conmigo cuando quieras

2:50 PM  
Blogger Yose said...

Qué despliegue, amigos. Mis felicitaciones.
Un abrazo.
Yose

2:10 PM  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Estimado Juan Carlos:

Gracias por colaborar en el homenaje a Boris Vian, pero más por los poemas suyos que postearon en Nombrar Las cosas. Un placer encontrar tus palabras en mi blog, y las puertas del mismo están abiertas.

Abrazos.

Daniel

12:43 AM  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Hola Yose!

Bienvenida al Wrong Side, agradable encontrar tus palabras y sentir que nos acompaña en este homenaje al gran Boris Vian. Las poéticas de Mariú y Juan Carlos son vigorosas y con vuelos arraigados en el fondo de la tradición del jazz.

Abrazos.

Daniel

12:47 AM  
Blogger Rbk said...

Daniel, siempre es un placer entrar a tu Wrong Side, mucho más ahora para encontrar esta maravilla escrita sobre Boris Vian.

Te dejo mi abrazo y mis deseos de éxito.

Rbk

5:49 PM  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Querida Rebeca:

Me alegra encontrar que has visitado mi sanatorio y que has podido disfrutar con algunos de los textos publicados aquí. El Wrong Side va sufrir algunos cambios quirúrgicos en el futuro para adecuarse al nuevo formato de Bloger, pero mantendrá el mismo espíritu de origen.

Recibe un millón de abrazo como muestra de mi admiración y amistad.

Daniel

10:45 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home

Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.